Pool y la factura eléctrica ¿qué tienen que ver?

Pool eléctrico y factura eléctrica

Pool y la factura eléctrica ¿qué tienen que ver?

Pool eléctrico y factura eléctricaYa hemos visto el problema que tenemos en España (Déficit de tarifa) y vimos como está estructurado el sector eléctrico español. Ahora vamos a ver que es el pool y como funciona para tener una visión completa de lo estamos pagando en nuestra factura eléctrica.

¿Cómo funciona el pool?

Veamos como se desarrolla la subasta de energía (pool) para casar la previsión de la demanda con la generación. En verdad son casaciones complejas puesto se tienen que tener en cuenta muchos factores (restricciones técnicas, servicios complementarios, garantía de potencia…), pero eso lo dejaremos como un plus a nuestro coste eléctrico y explicaremos como se desarrolla a grosso modo:

Cada día, con anterioridad a las 10:00h, los agentes participantes envían al Mercado Diario sus ofertas de compra y venta de energía eléctrica, especificando precios y cantidades para cada una de las 24 horas del día siguiente.

Las eléctricas aportan en primer lugar la energía nuclear, que no puede variar su potencia, en segundo lugar vuelcan la energía producida por las renovables, que entran por ley. Éstas entran a precio 0 (cero). Posteriormente, si hay agua en los embalses, la hidráulica.

Después considerando agregadamente las cantidades ofertadas y demandadas, se establece el precio de equilibrio o coste marginal de producción para cada hora, y el programa de las centrales generadoras aceptadas por orden meritorio para abastecer la demanda.

El precio fijado en el Mercado Diario, denominado precio diario, constituye la retribución básica de los productores y se modifica posteriormente para reflejar otros de costes (de los factores que obviamos antes), siendo el precio final resultante (precio de producción) la retribución total de los generadores en el mercado.

Las transacciones realizadas en el mercado eléctrico suponen un compromiso en firme de compra o venta de energía, asumiendo el Operador de Mercado la responsabilidad de la gestión económica de los contratos bilaterales de entrega física (no van al pool) y de las operaciones realizadas en el Mercados Diario. El proceso de liberalización y de eficiencia de precios es un proceso lento e imperfecto cuyo éxito y alcance depende en buena medida de las condiciones en las que éste se lleva a cabo.

En el caso español, no puede hablarse todavía de un mecanismo de formación de precios en competencia perfecta. La estructura de generación está formada por cuatro grandes grupos empresariales (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa e EDP Hidrocantábrico) con una concentración horizontal mayor que en otros países en los que se ha producido el fenómeno de liberalización. Durante el año 2011 Endesa e Iberdrola tuvieron una cuota de generación en régimen ordinario superior al 60%. La composición del parque de generación de estos grupos empresariales está muy diversificada, contando con centrales de generación hidráulica, térmica convencional y generación nuclear (por muy verdes que digan que sean). Además, todos los grupos participan mediante empresas filiales en las actividades de distribución y comercialización, y mantienen importantes vínculos económicos dentro y fuera del sector, de forma que estas empresas tienen poder real para ejercer influencia sobre la evolución de los precios en el Mercado Diario e incentivos para establecer prácticas colusivas.

La liberalización del sector es a nivel de Europa, es decir, un generador o comercializador de Alemania puede entrar en el juego de España. Pero esta situación no se ve mejorada por la oferta internacional de los agentes externos, muy limitada por la escasa capacidad de las interconexiones con el sistema europeo a través de Francia y por la reducida participación de los otros países vecinos. Esto impide que puedan producirse grandes aportaciones internacionales al sistema y que las compañías extranjeras puedan ganar cuota de mercado a las empresas nacionales. Los intercambios netos (diferencia entre potencia importada y exportada) muestran saldos positivos. Con Francia (nuestra única puerta con Europa) en 2010 fue también positivo y negativo en 2011, cantidad que no es significativa en comparación con la demanda del territorio peninsular.

Puntos débiles del pool

La última oferta de generación para casar con la demanda fija el precio de todas las demás transacciones y esto es uno de los principales problemas que se suelen identificar en el funcionamiento del pool, ya que las centrales nucleares e hidraúlicas perciben ingresos mucho más altos comparados con sus costes (por su antigüedad están ya amortizadas), encareciendo artificialmente la factura de los consumidores.

¿Os imaginais que estais vendiendo algo en eBay, cerrais la subasta por 100€ y después te ingresan 200€? Pues eso es lo que sucede en el pool.

En septiembre de 2010 ICV presentó una moción para cambiar este funcionamiento, y hubo la votación pero… el Pleno del Congreso de los Diputados rechazó con los votos de PP, PSOE, CIU y PNV. La moción de ICV reclamaba que se modifique el funcionamiento del mercado eléctrico y el cálculo del déficit para excluir las instalaciones de producción hidroeléctricas y nucleares del pool, pasando a regirse por un mecanismo que tenga en cuenta «los costes en que realmente incurren» y así no tener que pagar «beneficios caídos del cielo».

Por otra parte con el problema de las renovables, aparte del coste de sus primas, producen un efecto de desplazamiento de otras tecnologías de generación. Al entrar a producir antes que las centrales térmicas (más caras), éstas quedan fuera del mercado mayorista. Automáticamente, la cotización del pool baja. En situaciones lluviosas y de grandes vientos, sistemas como el hidráulico y el eólico han cubierto toda la demanda (la energía eólica llegó a cubrir más del 50% de la demanda).

Otro handicap (y que provoca el efecto opuesto de la situación anterior) es que cuando la demanda es baja y existe una gran oferta nuclear y renovable (suficiente para cubrir la baja demanda), el precio que se marca entonces es el mínimo, es decir: 0 (sucedió en 2010).

César Themudo